Historia del proyecto

El nacimiento del proyecto
En 1986 se constituyó un grupo de tejedoras en Cotzal. Entonces eran 5 mujeres que, con un fundamento cooperativo, se dedicaron a la producción de tejidos en telares de cintura.

Después del conflicto armado estas mujeres se enfrentaban al problema de cómo ganarse la vida. Comenzaron a trabajar para intentar librarse de la miseria social, política y económica. Decidieron elaborar y vender coloridos y variados productos textiles en el mercado. Además, querían ofrecer a otras mujeres la posibilidad de unirse al grupo, de modo que otras viudas encontraran un medio para su sostenimiento.

6331b

Creciendo…

Después de varios años, el grupo incrementó su número de miembros a 15 personas. Recibiendo un pago justo por su trabajo, este grupo podía hacer frente a los gastos de su vida diaria.

Hacia 1998 aumentó notablemente el número de mujeres que quería integrarse en el grupo y, en este momento, cuenta con 30 tejedoras, incluyendo a varias ancianas. Constantemente incorporan nuevos textiles . Cada tejedora produce sus tejidos en su propia casa, pero el proyecto tiene una sede para la realización de actividades grupales que está situado detrás del mercado municipal.

La cooperativa y sus actividades y objetivos hoy día

El objetivo prioritario  de la cooperativa es pagar a las mujeres un precio justo por sus productos textiles artesanales y tradicionales Ixiles, que elaboran con la técnica de tejido en cintura, así como  proporcionarles otros servicios que demanden y que la cooperativa esté en situación  de ofrecer. La cooperativa intentará  comercializar los tejidos de las mujeres en los mercados nacional e internacional. Además de ello, y con el fin de incrementar las ventas de los tejidos, ofrecen servicios turisticos de tipo solidario, comunitario y sostenible. Los ingresos de las mujeres permiten mejorar su situación socio-económica, individual y familiar. La parte de las ganancias con la que se queda la cooperativa, será empleada para el beneficio común, por ejemplo en la organización de talleres y en formación para las mujeres.

Hoy en día

Por supuesto, la cooperativa tiene ambiciones por el futuro…! Las mujeres sueñan con poder fortalecer sus actividades y desarrollar otras nuevas, como un árbol creciendo hasta el cielo. Las mujeres conformaran, como siempre, las `raíces´ del árbol y su producción textil será el ´tronco´. Partiendo de aquí, pueden crecer sus planes como ´ramas´. Ellas soñaban con adquirir un terreno y edificio propios, donde puedan albergar una escuela para realizar actividades de capitación  y transmitir a las niñas sus tradiciones, una tienda en combinación con una sala de exposiciones de su trabajo, y un comedor-café donde puedan servir sus comidas típicas a sus visitantes. Con suficiente ´lluvia´ y ´sol´  se cumplieron sus sueños. Se construyo un nuevo Centro Comunitario en la entrada de San Juan Cotzal, en el barrio Los Ángeles.

5896b